Enviamos un grato saludo a todos los compatriotas hondureños y a todos los ciudadanos de cualquier parte del mundo, gracias por visitarnos,!!!
 
Victor Rubi Zapata
 
  BIOGRAFÍA DE VÍCTOR RUBÍ ZAPATA
  VIDEO SOBRE LA FUNDACION DE RADIO JUTICALPA
  ASÍ NACIÓ RADIO JUTICALPA
  ASÍ NACIÓ RZ CABLE VISIÓN
  PRODUCCIÓN LITERARIA
  DESCARGA TODA LA HISTORIA DE VICTOR RUBI ZAPATA
  ESCUCHA ARCHIVOS DE AUDIO DE VICTOR RUBI ZAPATA
  LIBRO "MI JUTICALPA Y YO"
  GALERÍA DE FOTOS DE RADIO JUTICALPA
  GALERIA DE FOTOS DEL PROFESOR RUBÍ ZAPATA, SU FAMILIA, AMISTADES Y JUTICALPA
  VRZ RADIO JUTICALPA
  ENCUENTRANOS TAMBIÉN EN "FACEBOOK"
  VIDEO DE JUTICALPA
  CRECIMIENTO PERSONAL
  LIBRO DE VISITAS. (ANÍMATE Y DEJA TU FIRMA A TRAVÉS DE LA PUBLICACIÓN DE TU COMENTARIO SOBRE EL PROFESOR RUBÍ ZAPATA)
  PUBLICA EN NUESTRO CHAT UN CORTO COMENTARIO
ASÍ NACIÓ RZ CABLE VISIÓN


HISTORIA DE LA FUNDACIÓN 

DE

RZ  CABLE VISIÓN


LA TELEVISIÓN ABIERTA EN JUTICALPA

Quizás fue en los postreros años de la década de los 60’s, cuando en Juticalpa se empezó a conocer lo que es televisión. Para entonces, una verdadera novedad, poder ver y oír, como si fuera en vivo, lo que ocurría en cualquier parte del mundo.

La captación de la señal televisiva, se concretaba a la de Canal 5, del Sistema Hondureño de Televisión de Tegucigalpa, el que aquí en Juticalpa podía verse con una imagen de un 75% aceptable en algunas zonas de la ciudad especialmente al lado sur, siendo menor en otras áreas y totalmente nula al norte, en donde por la ubicación de pequeñas colinas al poniente, la señal se obstruye y no puede captarse dada la forma de propagación de la señal televisiva que es punto a punto, horizontal y vertical.

A pesar de esta mala recepción, Juticalpa contaba con una considerable cantidad de televidentes a juzgar por la proliferación de antenas aéreas de todo tipo erigidas en sendos mástiles de tubo HG (galvanizado) de diferentes alturas; podría decirse que había una fiebre de poseer cada uno su aparato televisor, conformándose con poder ver aquella imagen borrosa atentando contra la salud visual. Así era Juticalpa en este aspecto de su desarrollo en el campo de la televisión abierta.

PRECURSORES DE LA TELEVISIÓN POR CABLE

Debo ser honesto y reconocer los méritos de quienes con afán progresista pusieron su iniciativa y esfuerzo al servicio de los demás, como su contribución ciudadana al desarrollo y progreso del pueblo.

Cuando nadie, siquiera imaginaba lo que podía hacerse para llevar a los hogares juticalpenses la imagen de la televisión, dos buenos hijos de esta tan querida ciudad nuestra, uniendo ideas, dinero y tesón, dispusieron realizar el proyecto. Llevar la señal de Canal 5 de Tegucigalpa a toda Juticalpa por medio de un sistema de cable.

Estudios previos indicaron que, colocando una antena receptora de suficiente capacidad en el sitio mas alto del entorno citadino, se podría captar la señal y con los equipos necesarios de amplificación, ecualización, distribución, etc., instalarían el sistema. Al efecto erigieron una antena de alta calidad con suficientes elementos para captar la señal en uno de los cerros que se levanta al oeste de la ciudad por el nuevo barrio La Soledad.

Pruebas y mas pruebas, con ahínco y decisión, moviendo la antena de uno a otro cerro no lograron obtener una señal aceptable que pudiera satisfacer los deseos de un conglomerado televidente ansioso de disfrutar de los adelantos de la tecnología electrónica.

Y es que entonces como aún hoy, la señal de Canal 5 de Telesistema Hondureño no puede entrar a Juticalpa en forma directa porque su antena transmisora esta orientada a la costa norte del país, viéndose obligados a los ejecutivos del consorcio a instalar un repetidor en El Junquillo, a pocos kilómetros de esta cabecera, para ofrecernos una imagen aceptable de la que desgraciadamente no podemos disfrutar toda la transmisión diaria ya que por no tener el servicio de energía eléctrica de la ENEE, operan el repetidor con una planta que, lógicamente, no puede trabajar sin descanso tantas horas y por lo tanto el horario de transmisión es limitado.

Sea este breve comentario un justo y merecido reconocimiento al Profesor Héctor René Salgado y don Víctor Guerrero Díaz, pioneros de los sistemas de TV por cable aquí en Juticalpa y quienes demostraron su voluntad y cariño a su pueblo en un intento de progreso que causas ajenas a sus propósitos no les permitieron llegar al éxito. Loor a ellos.

LLEGA EL PRIMER SISTEMA DE TV POR CABLE

El hombre de empresa, dinámico y capaz no duerme, buscando siempre la manera de ensanchar su negocio, y un empresario capitalino, el señor Marinakis, el dueño de un sistema de TV por cable en Tegucigalpa se dio cuenta que Juticalpa era un excelente lugar para establecer un sistema y lo hizo. Empezó haciendo instalaciones en la zona en donde nunca antes entró la señal directa de Canal 5, por lo que dejamos expuesto en el capitulo anterior.

Al ver los usuarios la imagen nítida en sus televisores, fue una apasionante locura y todo mundo hacia su solicitud de servicio, mientras la empresa Marinakis se fortalecía en el orden financiero. Se fue extendiendo la red externa a los barrios aledaños y de esta manera con el transcurso de los meses y los años, aquella empresa logró cubrir algunas partes de los barrios La Soledad, El Campo, El Centro no habiendo podido cubrir los demás por lo que a continuación pasamos a relatar.  

NACE RZ  CABLEVISIÓN

Para hablar de este tema y narrar con absoluto apego a la verdad el historial de esta empresa, necesariamente tengo que usar la primera persona porque yo soy el protagonista principal.

La comunicación ha sido , es y será mi campo de acción y en el cual estoy involucrado desde 1962 cuando fundé Radio Juticalpa, por tanto, tratar de recorrer en un nuevo campo, de la misma naturaleza en distinta forma o aspecto era para mí un reto que tenía que encarar con decisión. Igual que me pasó en 1962 con la radio, sucedía en 1987 con los sistemas de TV por cable…..no sabía ni papa.

Tampoco despertó en mí ningún interés el establecimiento de la empresa de Marinakis; en lo absoluto me interesaba y el primer conocimiento que tuve fue en un día cualquiera en que pasando frente a la casa de habitación de mi buen amigo Ernesto Díaz Colindres, me llamó e invito a entrar para mostrarme lo que ahí tenía.

En un reducido espacio interior disponible estaba instalada una antena parabólica de no menos de 16’ de diámetro. La miré, la observé detenidamente y luego “Neto” me invito a pasar a la sala de su casa donde tenía in magnífico receptor de televisión moderno, a control remoto, a colores y encendiéndolo me hizo ver todos los canales que integraban el sistema.

Charlamos y me lamente con “Neto” de que nosotros los vecinos del barrio La Hoya, al momento no teníamos ni la esperanza de gozar del placer de ver televisión por cable ya que la empresa no contemplaba aún el proyecto de extenderse hacia aquel sector.

Pasaron los días y olvide lo de la televisión. Vino el mes de abril de 1987 y para ser más preciso, en Viernes Santo, día declarado por Radio Juticalpa como feriado oficial. Sin tener nada que hacer, me vine por la mañana al edificio de la Radio y en el mismo local en donde ahora escribo estas líneas, en una papelera de mi escritorio estaba un catálogo de Radio Shack que no se cómo lo obtuve, empecé a hojearlo para pasar el rato. De pronto reparo en una de sus páginas en la cual anuncian un sistema domestico para recepción de canales de TV vía satélite. Con el conocimiento del idioma inglés que tengo, me enteré del asunto y en ese mismo instante pensé: “Esto lo puedo hacer yo y ofrecer al pueblo de Juticalpa el servicio de TV por cable.” No recordé en aquel momento  que ya había aquí un sistema parcialmente establecido en la ciudad.

Me ímbuí total y absolutamente en aquella idea nacida en aquel minuto, para mí histórico ahora. Casi abrumado, llenándome de ilusiones me puse a reflexionar buscando la forma cómo empezar. Qué había de hacer primero y me dije: “lo primero es obtener toda la información precisa para determinar la factibilidad de lo que ya empezaba a ser un nuevo proyecto”

Preguntando aquí y allá, consultando revistas y catálogos obtuve una mínima información. Pasan los días, las semanas pero no los meses cuando un día, dispuse comunicar mis inquietudes a mi yerno el Ing. Héctor Ramón Henríquez, quién al escucharme atentamente me dijo: “yo tengo en Tegucigalpa un buen amigo, técnico graduado en el Georgia Tech de los EEUU y dueño de los sistemas de TV por Cable; si usted quiere se lo traigo para que hablen sobre el asunto”

Oírlo y pedirle que lo trajera a la mayor brevedad fue todo uno. Había encontrado ya el primer camino abierto a la consecución de mi proyecto. Gracias a Dios, inspirador de todo lo bueno y noble que pueda tener.

Y así fue como en un día sábado, sin yo esperarlo, se pronto se detienen frente a Radio Juticalpa por la mañana dos carros, en uno venía Héctor y en el otro un señor de distinguida apariencia, muy cortés y amable al que me presentó Héctor diciéndome:”aquí le traigo al Ing. Bermúdez para que hable el asunto aquel del cable.”

Seguidamente entablamos la primera relación con tan culta persona y Héctor se marchó. Entramos en materia y le expuse muy claramente mis inquietudes; me escucho atentamente y luego me dijo: “lo que usted pretende es perfectamente factible.” Y pidiéndome una hoja de papel empezó a diseñar lo que es una instalación  de una antena parabólica, equipo accesorio hasta llegar al usuario.

Hablamos todo lo concerniente a la cuestión y con toda la información requerida, bajo la obsesión que tenia desde que nació la idea, le dije al Ing. Bermúdez que si él quería, podíamos formar una sociedad mercantil con igual aportación y en la cual él se encargaba de la parte técnica y yo de la administrativa.

De buena gana aceptó mi sugerencia pero de inmediato me hizo saber que hablara primero con Héctor pues era muy posible que él quisiera ser parte de la empresa, que si Héctor no aceptaba, con él la haríamos con toda seguridad.

Agotando el tema y tomando las resoluciones pertinentes, hablamos de la empresa de Marinakis ya establecida aquí. Me dijo que le gustaría ver el sistema y abordando nuestros respectivos vehículos, nos encaminamos al barrio La Soledad; él iba observando el tendido del cable, la sujeción en los postes y para ver la señal llegamos a la casa de un buen amigo mío a quien le pedí que nos permitiera ver la señal. Sin hacer ningún comentario nos despedimos del amigo y rindiéndole las gracias y seguimos la ruta.

Como se aproximó la hora del almuerzo, lo conduje al restaurante “Los Arcos” en donde almorzamos y dejamos definido todo lo concerniente al objetivo de su viaje, entablándose desde luego, un sincero nexo de amistad. Regresaron los dos a Tegucigalpa por la tarde y yo me quedé mascullando la ejecución del proyecto.

SE INICIA UNA NUEVA LUCHA EMPRESARIAL

Quien me hubiese dicho que exactamente un cuarto de siglo  más tarde habría de emprender una nueva jornada en la empresa.

Solo Dios lo sabrá.

Pero había entre ambos inicios una enorme diferencia en un solo aspecto, los demás eran comunes e inherentes a los ideales que siempre han sustentado. Queda establecido ya en la narración anterior de Radio Juticalpa, que entonces, éste que escribe la historia, solo llevaba en su mochila un bagaje de rosadas ilusiones, pero materialmente no tenía nada que respaldara sus aspiraciones.

En 1987 ya había algo material capaz  de responder sin necesidad de un aval ante cualquier institución crediticia por un préstamo de regular monto.

Decidido a poner en ejecución el proyecto y analizados todos los trámites jurídicos, procedimos Héctor y yo a formar una Sociedad Mecantil bajo la razón social de RZ CABLE VISION S. de R.L. de C.V., cuya acta de constitución fue firmada el 28 de mayo de 1987 ante los oficios del abogado Omar Cerna García, la que de acuerdo con el Código de Comercio fue inscrita en el Registro de la Propiedad y Mercantil de este departamento. Publicados los avisos que la ley ordena en el Diario Oficial “La Gaceta” nombramos un apoderado legal en Tegucigalpa para que hiciera las gestiones del permiso de operación en HONDUTEL.

Cumplidos los requisitos exigidos, procedimos a la compra del equipo necesario para operar cuatro canales, para lo cual previamente habíamos hecho la aportación necesaria cada uno.

Con una empresa de San Pedro Sula tratamos la primera antena parabólica de 19’ de diámetro, de aluminio, que fue montada el 14 de septiembre de aquel año 1987.

El Ingeniero Bermúdez nos compro todo el equipo en los Estados Unidos y nos lo vino a instalar en los primeros días del mes de octubre y surgió RZ CABLE VISION, con 4 canales.

El 13 de octubre hicimos la primera instalación muy cerca de nuestros estudios. Dura lucha, pues no contando con el personal suficiente, este servidor fue el ayudante del instalador y allí anduve halando cable por estas calles, descansando en las aceras cuando se me agotaban las energías.

Fuimos expandiendo cada día la red externa atendiendo las solicitudes de servicio que profusamente hacían los interesados.

Pasa el tiempo y vamos cubriendo más áreas con nuestro servicio y surgen entonces los problemas siendo el primero el robo de señal de los vecinos ubicados frente al cable que pasaba por sus casas suspendidos entre postes de la ENEE o de HONDUTEL.

Mucho daño recibimos de malos vecinos que insertaban agujas de todo tipo con un delgado alambre de cobre en el cable para robar señal, y en ocasiones causando cortos circuitos a los conductores y dañando los amplificadores; las instalaciones clandestinas de algunos usuarios es otro problema que aún subsiste, pero que tarde o temprano descubrimos cuando por conflictos personales, los “abonados” del usuario los denuncian, aplicándole la sanción establecida en una cláusula del contrato.

RZ CABLE VISIÓN EN 1996

Después de más de 8 años de operaciones, nos sentimos satisfechos del esfuerzo realizado. Cierto es también que nuestros usuarios no han llegado a comprender que el mantenimiento actual de un sistema de TV por cable no es barato. La tecnología avanza rápidamente y especialmente en comunicaciones y los equipos cada día son más sofisticados y por lo mismo de alto precio, contribuyendo además el hecho de que todo lo que se usa en el sistema tiene que ser adquirido en el extranjero, especialmente en los Estados Unidos de Norte América en donde se compra con dólares y todos sabemos lo que cuesta un dólar en Honduras.

Hemos venido observando la conducta de nuestros abonados en relación con su nivel cultural, y nos da mucha lastima tener que decir que nuestro pueblo tiene un bajo nivel cultural que se refleja en la calidad de sus canales preferidas.

El sector femenino en un 90% y quizás un mínimo  porcentaje del masculino prefieren el Canal Univisión por ser el que presenta una serie de telenovelas que, a mi juicio, en nada contribuyen al incremento de nuestra cultura y por el contrario, algunas de ellas  son factor alienante que distorsiona la realidad e incitan a la comisión de actos reñidos con la moral.

Hemos procurado siempre, que como factores de cambio, obligados a ofrecerlo positivo, mantener canales con una programación excelente por su calidad, encaminada a la información objetiva, a la culturalización, de los cuales tenemos algunos como el de televisión española, el Canal 11 de México, Discovery, lo que estamos seguros tienen muy pocos simpatizantes. De los cuatro canales iniciales hoy contamos con 18 y tenemos la inquietud que nuestros abonados no los ven, aun cuando tienen muy buenos programas. Los pueblos son así y no podemos hacer más.

EPÍLOGO

Ha sido la satisfacción de un deseo íntimo lo que me incentivó a escribir estás historias. Las dedico con devoción profunda de afecto a todos los míos, que son parte de mi vida y el fundamento de mis luchas, a unos muy pocos amigos que reconocen mi trayectoria empresarial sin egoísmo ni envidias.

Alejándome paulatinamente “del mundanal ruido” de la sociedad, por decreto propio, sancionando con el sello de mi voluntad, impasible, sereno, ojo alerta para conocer la marcha del mundo, me acojo a mi refugio con i eternal compañera: la soledad.

En los momentos - que se hacen largas hora de vigilia -  por las noches, envuelto en su silencio, oyendo las campanadas del reloj público, una musa viene a mí, me invita a tomar un lápiz y una hoja de papel y junto a mí me dicta un poema. ¡Ah! ¡Cuantos poemas tengo dictados por las musas!

Al epilogar estas reseñas históricas de mis dos empresas, quiero dejar constancia, una vez más, de mi permanente e indeclinable anhelo de contribuir a la superación material, moral y espiritual de mi pueblo. No haber alcanzado la meta ya no es mi culpa; mis esfuerzos han sido muchos, como muchas también las frustraciones, pero queda un rescoldo de esperanza que alguien seguirá alimentando, por mi parte, cuando llegue el dintel de la puerta por donde he de entrar al más allá, iniciaré otra marcha en un mundo diferente, en donde también como aquí hay clases que dividen en categorías el mundo de los espíritus.

Iré resuelto y feliz a ocupar el sitio que me corresponda y ese sitial...ya lo conozco.

Escrito lo anterior y como una secuencia en el desarrollo empresarial, en los actuales momentos estamos imbuidos en la conversión del sistema, de pasivo a activo para asegurar un óptimo servicio a nuestros abonados. Lógicamente, este nuevo paso implica una regular inversión de capital, que se incrementa por el alza constante en el precio del dólar, pero lo hacemos porque nuestra responsabilidad nos lo impone y porque no deseamos reclamos de ninguna índole de parte de nuestros abonados.

 

Febrero de 1996  





www.facebook.com/pages/VICTOR-MANUEL-RUBI-ZAPATA/304090899604017
HAZ CLIC EN LOS BOTONES SOCIALES DE FACEBOOK Y PINTEREST!!!  
 

Follow Me on Pinterest

 
Publicidad  
   
ARCHIVOS DE AUDIO HISTÓRICOS  
 
 
NUESTRAS VISITAS  
 
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Dios bendiga a Honduras!!! © Copyright 2015 Fernando Mendoza